martes, 14 de marzo de 2017

Quedada en Sant Joan de les Abadesses

Una divertida quedada en Sant Joan de les Abadesses. Es un pueblo medieval con un monasterio y palacio de la Abadia del siglo XIV, donde además pudimos degustar grandes productos de la comarca del ripollés. Una cita muy bien organizada por Adriana, Álvaro y Angie, la madre de Adriana, muchas gracias a todos!.




Empezamos quedando en la cafetería justo al lado del Palacio. De hecho, la sala donde desayunamos antiguamente era la cárcel. Por las ventanas se puede ver un pequeño claustro del complejo.


Foto de Sandra EnergySupport

Una vez todos reunidos, y comidos, empezamos la visita al Palau de l'Abadia. Nos acompañó un guía Terra de comtes, no solo muy simpático, sino que también sabía transmitir muy bien toda la historia. En el claustro del palacio, y la sala superior, se programan exposiciones de arte. Tienen una sala con modelos de iglesias románicas de la zona y un mapa donde podemos ver como estaban distribuidas por la región. Se repartían de modo que todos los súbditos tuvieran una lo suficientemente cerca para poder ir a rezar y sobretodo no tener excusa para no pagar el impuesto pertinente, ya que los párrocos recaudaban para sus señores feudales.





Cambiamos de sala, subimos una escalera y nos encontramos con la leyenda del Conde Arnau. Aunque la historia que se cuenta es leyenda, hay diferentes versiones. Entre ellas que realmente existió un conde, digamos que no muy amable con el pueblo, y mujeriego en exceso. De aquí se supone que salió la historia, mediante una canción, de un conde malo y horrible que cabalgaba con un caballo negro, con perros diabólicos, condenado eternamente por su comportamiento y por tener relaciones con las monjas del monasterio. También se dice, que había un túnel subterráneo que iba de su castillo hasta el monasterio (unos cuantos kilómetros de distancia...), por donde iba cabalgando para “visitar” a las monjas y la abadesa.
Así que si os portáis mal, cuidado que vendrá el “Comte Arnau”!

Siguiendo con la leyenda, nos encontramos en el claustro del monasterio. Justo en medio se supone que había un pozo y, hace tiempo, en vez de restaurarlo prefirieron tapar el agujero con la pila bautismal, por si era la salida del túnel por donde aparecía el Conde Arnau. Así que mejor taparla con un gran objeto sagrado ;)





Fuimos andando hasta la Plaza Mayor, al Espai Akasha donde Angie imparte clases de Yoga. Esta vez no hicimos clase, pero nos encontramos una mesa llena de productos de la zona. En la misma plaza podemos encontrar l'Espai Redonxa, Panadería Forn Roma y Carnicería Dial.  







Cogiendo el coche llegamos a Mas El Lladré en Les Lloses, desde donde hay unas vistas preciosas.  






Hacen un círculo cerrado; tienen las vacas cuya leche la utilizan para hacer quesos curados (madurat, el bac, maimó, tupí de ratafia), quesos frescos (Requesón), yogures, flan (de huevo, requesón, vainilla, café), crema catalana y pastel de queso. Además también tienen terneras, corderos y cerdos con los que, a parte de carne, también hacen embutidos.






Vamos a comer! La Barricona, un restaurante que realmente os recomiendo, comimos de maravilla y sin ninguna queja!. Se encuentra a 5 minutos en coche de Sant Joan de les Abadesses. A parte también elaboran sus propios productos: cerveza artesana, salsas, y mermeladas.






  • Crema de patata trufada con huevo a baja temperatura y tocino de cuello ecológico cocinado 24h
  • Sandwich de dorada a la brasa con calçots al horno y romescu casero
  • Espuma de crema catalana con frutos del bosque y arena de canela



  • Favitas salteadas con jamón de pato del Ripollés, ajos tiernos y aceite de menta
  • Coulant de meloso de ternera ecológica cocinada con Imperial Stout
  • Pastel de calabaza y especies con crema de soja y almendras garrapiñadas

Saliendo de la comida, nos dirigimos al polígono que hay justo al lado, a la fábrica de la cerveza artesana Minera. Tienen varios tipos y van experimentando, a veces sacan alguna especial, pero las más habituales son: Carbó English Porter (negra); Avet Hefeweizen (de trigo con resina de abeto), tengo que decir que mi preferida; Bona Plata California Common (toques afrutados); Tardor Pumpkin Ale (macerada con calabaza) y Erótica (APA con un color rojo conseguido con remolacha). También pudimos disfrutar del queso de Mas d'Eroles: Fragua, queso de la abadesa, este queso esta madurado con cerveza Carbó de la Minera.







Y ya última visita, a la pastelería Salvat. Con tres generaciones detrás, Juli se ocupa ahora del obrador, aunque su padre Enric sigue ayudándolo. A parte de la pastelería tradicional, y las innovaciones que van haciendo cada año, ahora se han atrevido con la pastelería vegana, solo tenéis que mirar su web, y veréis que ganas de dulce os vienen. Pudimos degustar una de sus cocas más conocidas: La coca de la abadessa, una coca muy esponjosa, con una fina capa de mermelada de manzana en medio, y encima manzana natural. En honor al mítico conde, han hecho las pisadas del Comte Arnau, son unas galletas mantecosas y especiadas que tienen forma de las herraduras del caballo.  






No pudimos visitar la fábrica de las galletas Birba en Camprodon, son muy conocidas y en activo desde 1893. Tienen un amplio surtido de galletas crujientes, con chocolate, nata, coco y muchas más. Además han creado algunas más adecuadas para tiempos actuales: bajas en azúcar. La fábrica nos regaló unas cajas.





martes, 7 de marzo de 2017

Ossobuco a la Milanesa con Risotto al Azafrán

Un plato típico de Italia, tanto el ossobuco como el risotto al azafrán, que se suelen combinar. El ossobuco es la parte baja de la pata de la ternera. Queda muy tierna.


Ingredientes:

4 ossobuco de ternera   (Carnisseria Serra Pla)
1 cebolla cortada en juliana
2 zanahorias cortada por la mitad y en rodajas
2 dientes de ajo
1 vaso grande de vino blanco seco (tened más por si acaso)
4 cucharadas de tomate triturado
2 cucharadas de tomillo
1 l. Caldo de carne
Sal
Pimienta
Aceite de oliva

Gremola (es una picada) solo hay que mezclarlo:
1 cucharada de ralladura de limón
2 dientes de ajo picado
2 cucharadas de perejil picado

Risotto alla zafferano (al azafrán):

320 gr. arroz carnaroli (opcional bomba)
1 vaso de vino blanco
1 cebolla cortada en juliana
Un chorro de vino blanco
20 hebras de azafrán (alguna más para adornar)
60 gr queso parmesano rallado
Caldo de verduras
Sal
Aceite de oliva

Elaboración:


Ossobuco:

Podemos hacer unos cortes al exterior de la parte más carnosa del ossobuco, así evitaremos que se doble la carne al cocer.


Enharinamos y salpimentamos el ossobuco.


Lo doramos en una sartén con un poco de aceite caliente y lo retiramos.


En la misma sartén con un poco más de aceite sofreímos la cebolla y la zanahoria durante 5 minutos, añadimos el tomate y el tomillo.


Dejamos 5 minutos más y añadimos el ossobuco.


Cubrimos el fondo con el vino blanco, dejamos cocer 2 minutos para que se evapore el alcohol y añadimos el caldo de carne hasta cubrir el ossobuco hasta la mitad. Dejamos cocer durante 1h 30 min tapado. A media cocción damos la vuelta al ossobuco. Vamos controlando que no nos quedemos sin jugo, podemos tener un poco de agua caliente por si hace falta añadirla y probamos de sal. Sabremos que ya está cuando el hueso se despegue fácilmente de la carne.


Rissoto alla zafferano:


En una sartén con un poco de aceite sofreímos la cebolla hasta que empiece a transparentar.  


Añadimos el arroz, le damos un par de vueltas un chorro de vino blanco, y cubrimos con caldo de verduras, sal y el azafrán.


Cocemos durante 15 minutos (tiene que quedar meloso). Retiramos del fuego, agregamos el parmesano y removemos.


Montaje:


Ponemos el rissoto al fondo del plato con algunas hebras de azafrán a los lados para adornar, la salsa con el ossobuco y la gremola encima.



domingo, 5 de marzo de 2017

Lubina a la Veracruzana con esencia de Vainilla

Con el reto de las chicas de Cooking The Chef este mes he hecho varios cambios en los ingredientes, así que os pongo el original entre paréntesis. El cocinero es mexicano, Enrique Olvera, estudió cocina en Nueva York y tiene un restaurante en México, que está entre los mejores 50 del mundo.
Este plato tiene distintas preparaciones que podemos hacer a la vez.


Ingredientes:

4 filetes de lubina o lomo de pargo (huachinango)

Cebolla caramelizada:
4 chalotas
2 cucharadas de mantequilla

Tomate caramelizado con vainilla:
2 tomates kumato (jitomate)
Miel
Vaina de vainilla

Alcaparras
Aceite de oliva

Para el pescado en el horno:
½ cebolla cortada en juliana
2 dientes de ajo picados
Aceite de oliva
Vaso de vino blanco
4 ramas de mejorana

Salsa de tomate y piel frita:
1 tomate rojo (jitomate)
Aceite de oliva
Sal

Guarnición:
Guindilla cortada en rodajas (Chile güero)
4 aceitunas negras cortada en láminas
4 tomates cherry cortados por la mitad
Orégano seco

Elaboración:


Podemos preparar a la vez:


  • Salsa de tomate: Ponemos agua a hervir y escaldamos el tomate hasta que veamos que se separa la piel. Retiramos del fuego, quitamos la piel, pero que nos quede lo más entera posible. Esta piel la freiremos en aceite muy caliente y nos quedará crujiente. Sacamos las semillas del tomate con su jugo, reservamos y el resto lo desechamos. Más adelante, al jugo con las semillas añadiremos aceite de oliva, sal y un poco del jugo de cocer el pescado para hacer una vinagreta.

  • Cebolla caramelizada: En una sartén ponemos la mantequilla, junto con las chalotas cortadas por la mitad, y las cocemos durante unos 10 minutos; Que queden un poco doradas

  • Alcaparras: Las freímos un poco en una sartén con aceite caliente. 

  • Tomate caramelizado con vainilla: Cortamos el tomate en lonchas de medio centímetro, dándoles una forma rectangular (opcional). En una sartén ponemos la miel, el tomate y la vaina de vainilla cortada para que deje más aroma. Cuando la miel este bien líquida, cocemos 5 minutos, y ya podemos retirar del fuego; reservar hasta que lo necesitemos.

En una bandeja de horno:



Ponemos los filetes, o lomos de pescado, con la piel abajo. Encima ponemos las alcaparras, las chalotas, el tomate caramelizado (retirando la miel y la vainilla), la cebolla cruda, el ajo, la mejorana y un poco de aceite. Regamos con el vino y ponemos un poco de sal. Cocinamos al horno precalentado a 180º durante 20 minutos.

Retiramos del fuego, recordad verter un poco del jugo en la salsa de tomate.


Ponemos al fondo del plato todo lo que hemos utilizado para hornear el pescado, y encima el pescado. Luego vamos poniendo el resto de los ingredientes encima, guindilla, aceitunas, tomates cherry y la piel de tomate que hemos frito antes. Espolvoreamos con orégano y podemos dejar un trozo de vaina de vainilla para decorar.