jueves, 31 de diciembre de 2015

Cañas fritas gallegas rellenas de crema

Que tengáis todos un buen comienzo de año, y feliz 2016!

Una pasta crujiente cubierta de azúcar y rellena de crema. Por lo que tengo entendido es un postre típico de la provincia de Orense, concretamente de la población de O Carballiño.
Las cañas, si las dejáis mucho tiempo con la crema, se reblandeciran. Para que no pase, lo que hago es preparar las cañas, sin la crema, con tiempo, incluso se pueden hacer el día antes, mientras las tengamos guardadas en un sitio cerrado. El mismo día preparo la crema, la pongo en la manga pastelera y la reservo en la nevera hasta el momento de rellenar las cañas. Se puede preparar 1 hora antes o incluso en el mismo momento, rellenarlas es un momento.

Buscando he visto que hay variaciones de esta receta, hay quien en vez de oporto pone anís o manteca en vez de aceite. Yo hice la siguiente y quedó muy bien. Importante!: moldes cilíndricos.


Ingredientes (14-15 unidades):

Las Cañas:
300 gr Harina de fuerza
100 ml aceite de oliva
125 ml agua tibia
Un chorrito de oporto
½ cucharadita de sal

Aceite de oliva
Azúcar para rebozar las cañas

La crema pastelera:
½ L. leche
Un trozo de piel de limón
1 rama de canela
3 yemas de huevo
125 gr azúcar
50 gr maizena

Elaboración:


Las cañas:
En un bol ponemos la harina y el resto de los ingredientes, nos ayudamos para mezclar con una paleta y luego acabamos con las manos. La amasamos bien para que se integren todos los ingredientes, tiene que quedar una masa sólida que no se os pegue en las manos. Si se os pega, añadir un poco más de harina. Dejamos la masa en la nevera dentro del bol y cubrimos con papel film.
Con la ayuda de un rodillo aplanamos la masa y la dejamos en un grosor de unos 5 mm y 30 cm de largo. Cortamos tiras de unos 2 cm de ancho. Barnizamos el cilindro con un poco de aceite y enrollamos las tiras en espiral sobrepuesta entre ella (sin dejar espacios en medio).


Freímos las cañas con abundante aceite y muy caliente, les damos vueltas hasta que quede dorada. Las ponemos en un plato con un papel absorbente, para que absorba el aceite sobrante, sacamos el cilindro con cuidado de no quemaros. Las rebozamos con el azúcar y ya estarán.

La crema pastelera:
Hervir la leche con la piel de limón y la canela. Batir las yemas junto con el azúcar y la maizena. Cuando la leche empiece a hervir retiramos del fuego, vertemos la mezcla anterior, volvemos a poner al fuego y no dejamos de mezclar con unas varillas. Cuando la crema ya tenga la textura deseada retiramos del fuego y dejamos enfriar. Ponemos la crema en una manga pastelera y reservamos en la nevera hasta que la queramos utilizar.

El montaje es muy fácil, con la ayuda de la manga pastelera rellenad las cañas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada