miércoles, 16 de mayo de 2018

Fajitas de pollo


Las fajitas es uno de los dos o tres platos mas típicos de México, junto con los tacos, el guacamole y quizás la enchilada. Os dejo esta versión acompañada de dos salsas: de tomate y un guacamole.



Ingredientes:

2 pechuga de pollo cortada por la mitad (horizontalmente) y a tiras finas Carnisseries Serra Pla
1 cebolla cortada en juliana
1 pimiento rojo cortado en juliana
1 pimiento verde cortado en juliana
Ralladura de una lima

Salsa de tomate:
2 dientes de ajo picados
1 cebolla pequeña
6 tomates rojos
1 guindilla picada sin semillas
Agua
Cilantro
Sal
Opcional: si al probar la encontráis poco picante, podéis añadir un poco de tabasco


8 Tortillas de trigo


Elaboración:


Primero hacemos la salsa de tomate:


Pelamos los tomates: hacemos un corte en forma de cruz en cada tomate. Llenamos un cazo con agua y cuando empiece a hervir ponemos los tomates, los dejamos 2 minutos y ya veréis que la piel empieza a saltar. Los sacamos del fuego y los pelamos y cortamos en 4 trozos.


En una sartén ponemos un poco de aceite, el ajo, la cebolla y el tomate. Dejamos cocer durante unos 20 minutos y añadimos la guindilla y la sal. Dejamos unos 20 minutos más, si antes de pasar el tiempo se pega en la sartén añadid un poco de agua.


Trituramos todo por el brazo eléctrico unos segundos, no hace falta que sea una salsa fina.

Las verduras y el pollo:


En una sartén ponemos la cebolla, el pimiento rojo, el verde y los salteamos con un poco de aceite. Lo mejor es que queden las verduras crujientes, así que las dejamos un par de minutos y ya añadimos las pechugas de pollo y un poco de sal.


Salteamos hasta que el pollo esté cocido. Retiramos del fuego y rallamos encima la piel de la lima.

Calentamos las tortillas de trigo según os indique el envase.


Rellenamos las tortillas con las verduras y el pollo. Servimos junto con la salsa de tomate (caliente) y guacamole, para que cada uno escoja.



jueves, 3 de mayo de 2018

Viaje a Amsterdam


Día 1
4 días en Amsterdam!! Llegamos un jueves al aeropuerto de Schiphol al mediodía, y directos del aeropuerto cogimos un autobús para ir a los jardines de Keukenhof (en el mismo aeropuerto te venden ida y vuelta). Estos jardines son una paleta de color hecha de tulipanes de todos los tipos (unas 800 variedades) es mejor visitarlos durante un par de meses concretos del año, desde finales de marzo, durante el mes de abril y hasta mediados de mayo, que es cuando están en flor. Hay casilleros en la entrada para dejar las maletas, (tamaño de las que puedes subir al avión) y es gratis. La entrada para adulto hoy en día es de 17€. Fácilmente se os van a ir 3 horas dando vueltas.




Para ir a Amsterdam, volvemos al aeropuerto y de allí cogemos un tren hasta la estación Central.  


Como llegamos tarde, dimos una vuelta por el centro y paramos a comer en un pub. Es muy normal comer en los pubs hasta cierta hora, más tarde ya solo sirven bebida.
Probamos las Bitterballen, muy típicas como aperitivo, que se suelen acompañar con una cerveza. Son croquetas redondas, crujientes y rellenas de carne, cebolla y en vez de bechamel, velouté de carne. Se sirven acompañadas de mostaza. Hay que tener mucho cuidado, por dentro están ardiendo!! :P


Lo primero que me sorprendió al pasear por la ciudad son las bicicletas. La mayoría viejas y aparcadas en todos lados, (encontraréis varios sitios para alquilarlas). Incluso hay en las barandillas de los puentes de los canales, le da su encanto. Aparte de las bicicletas también se puede ir en tranvia, metro o autobús.  


Nos pasamos por el barrio rojo, estaba lleno de turistas y bueno, no hay mucho que decir por mi parte, no me van este tipo de cosas. Casi mejor ir de día para ver los canales y la iglesia vieja, De Oude Kerk, que es muy grande. Según nos contaron, antiguamente se fue ampliando gracias a la colaboración entre las chicas del barrio y los sacerdotes. Estas hacían sentir culpables a los clientes casados y les decían que fueran a la iglesia a perdonar sus pecados, dejando además alguna monedita.


Día 2
La mañana siguiente era un día especial: “The King's day” (27/04), es el “cumpleaños del rey” y lo celebran por todo lo alto (ya empieza la noche antes). Todo el mundo lleva ropa de color naranja o complementos naranjas como gafas, gorros, boas... El origen del color es del S.XVI, cuando estaban bajo dominio de los españoles, y iniciaron una revuelta “La guerra de los 80 años”. El líder fue Guillermo I de la Casa de Orange, casa que aún ostenta la corona.


Las calles se llenan de gente y este día puedes poner tu puesto en cualquier rincón de la calle, vendiendo tus trastos viejos o lo que quieras, incluso tocar con tu grupo en un garaje.
Es un día para pasear, unirte a alguna fiesta o si vais en grupo podéis alquilar un barco y hacer ahí vuestra propia fiesta movil.


Fuimos al Vondelpark, un parque enorme y muy bonito, con mucho césped donde estirarte los pocos días que haga buen tiempo.  


Al ser este día estaba lleno de familias con sus puestos vendiendo sobretodo juguetes viejos, dvd, muffins, haciendo crepes, bailando... Lo que más me gustó, era que los niños montan pruebas como: una pista de hilos, un cartón grande donde ponen su cara e intentas acertar tirando huevos por un módico precio, otro cartón con fotos de la familia real y globos, con dardos tienes que reventar los globos, si le das a las fotos resta puntos.



Por las calles también hay puestos de comida y pudimos probar un postre típico, las Poffertjes. Parecen creps, pero son más pequeñas y más abultadas. Se hacen en una plancha especial y luego las espolvorean con azúcar glas, aunque que también se pueden rociar con alcohol por ejemplo Grand Manier, cubrirlas con chocolate,... lo importante es comerlas calientes.


Puesto de StroopWafel, otro postre, este de tamaño grande, los que se venden en comercios normalmente son la mitad que estos. Son como dos galletas juntas con caramelo en medio, las galletas se hacen como los gofres, aplastando la masa con una especie de gofrera.



Los restaurantes también sacan su puesto a la calle:


Por cierto las cookies que venden en todos lados a precios muy caros y que supuestamente llevan cannabis dentro, olvidadlas. No dejan de ser galletas normales con algún polvillo verde por encima de origen indeterminado, pero son totalmente placebo, en realidad no hacen nada y te cobran un montón.


Y vamos acabando el día siguiendo la fiesta:


Día 3
Empezamos el día con 4 gotitas y con una visita guiada con FreeTours. Las calles ya limpias como si no hubiera existido el ayer. Fuimos paseando por el centro viendo los canales.


Visitamos el Begijnhof (casas de las beatas), se puede visitar los jardines y sus dos iglesias. Antiguamente solo vivían beatas, mujeres solteras que no eran monjas, aunque se podían casar y luego automáticamente dejaban el recinto. La iglesia en 1578 era católica pero la convirtieron en presbiteriana, así que en secreto un arquitecto convirtió dos de las casas en una iglesia católica un siglo después (estaba prohibido el catolicismo). Actualmente siguen viviendo mujeres, pagando un alquiler muy bajo. No pueden vivir hombres y si hay niños pueden estar allí hasta los 14 años. Es municipal y hay lista de espera.


Quesos y más quesos, en todas las calles hay tiendas donde comprarlos y algunas son enormes. El queso mas común que probamos es una base suave con sabores: comino, pesto, paprika, pimienta, hierbas,...


Para merendar, un buen chocolate caliente y un Appelgebak (pastel de manzana).


Más cosas a visitar pueden ser la biblioteca, que es enorme, la casa de Anna Frank, el Rijksmuseum y el museo de Van Gogh. Id con reserva desde casa sino os quedaréis sin entrada.


Plaza Nieuwmarkt y parte trasera del Bloemenmarkt, mercado de las flores, donde podréis comprar bulbos de tulipanes, en bolsitas o a granel, y también de otras muchas flores.


Día 4

Último día y el más lluvioso. Decidimos ir a Zaanse Schans, cogiendo un tren que tarda unos 15 minutos. Al salir de la estación lo primero que hueles es a chocolate! La razón es que hay una fábrica enorme de cacao.

Aquí encontramos los típicos molinos que antiguamente se utilizaban como aserradero, molino de aceite, trigo, especies o para fundir peltre. Parece todo un decorado, los molinos en el agua, rodeado de césped con sus ovejitas. A pesar de la abundante lluvia me gustó.


Y aquí se acabó el viaje, espero que os sirva como pequeña guía si queréis ir. Me dejo cosas de gastronomía, como la Rookwast (salchicha ahumada), Kroketten (croquetas enormes), Hutspot (carne estofada), Stamppot (patatas trituradas con chucrut y salchicas), Broodje haring (bocadillo de arenque crudo con pepinillo y cebolla frita), Tampouce (pastel relleno de crema con un glaseado rosado). No hubo tiempo a probar de todo y la verdad es que como restaurantes, lo que más se encuentra son: los pubs, orientales, argentinos, italianos,...
Cervezas la Heineken por excelencia y la Grolsch.

miércoles, 25 de abril de 2018

Atún con aguacate y salsa de wasabi


Soy muy fan de los platos japoneses, como algunos ya sabéis, este es rápido de hacer y la salsa está de muerte. Cuidado con el picante!



Ingredientes:

4 filetes de atún (entre 1 cm o 1,5 cm)
2 aguacates
Sal

Salsa:
100 gr Mayonesa
25 gr Wasabi
20 ml Salsa de soja
20 ml Mirin (se puede sustituir por vino blanco)


Cebollino picado o la parte verde de la cebolleta



Elaboración:



Preparamos la salsa en un bol pequeño mezclando los 4 ingredientes. Probadla, si os gusta el picante podéis poner más wasabi, si os habéis pasado, un poco más de mayonesa para aligerarla.


Salamos los filetes y los hacemos en una sartén o una plancha. El atún cuánto menos se cueza más rico y más tierno, así que sólo cocer unos segundos por cada lado, el centro tiene que quedar un poco crudo.


Ponemos el atún en el plato, encima de cada filete medio aguacate cortado en medias lunas de unos 5 mm de grosor, la salsa, el cebollino y servimos.

sábado, 21 de abril de 2018

Flan de Naranja


Ideal para personas con problemas con la lactosa, ya que el flan suele llevar leche. La diferencia que he encontrado al hacerlo sin leche es que si un flan tarda en cocer unos 50 minutos, este requiere alrededor de media hora más, 1h 15 minutos o incluso un poco más.



Ingredientes:

Caramelo:
100 gr. azúcar
4 cucharadas de agua

Flan:
500 ml. zumo de naranja (yo necesité 4, pero depende mucho de cada naranja)
150 gr de azúcar
5 huevos


Elaboración:


Primero haremos el caramelo. En un cazo ponemos el azúcar y el agua a fuego bajo, cuando el azúcar empiece a disolverse en el agua, subimos a fuego medio y controlamos hasta que coja un poco de color. Vertemos un poco en cada flanera (mucho cuidado que no os toque la piel, quema muchísimo).



En un bol, mezclamos el zumo, el azúcar y los huevos. Con unas barillas lo mezclamos todo y ya podemos verter la mezcla en las flaneras.
El flan se hace al baño maría, así que cogemos una bandeja de horno que se un poco más alta o casi como las flaneras, llenamos de agua y ponemos las flaneras dentro, el agua tiene que llegar casi al borde.

Introducimos la bandeja al horno precalentado a 180º, posición arriba y abajo. Como ya os he comentado a este flan le cuesta más cocer, comprobaremos la cocción cuando hayan pasado unos 45 minutos, si vemos que ya empieza a tener demasiado color, cambiamos la posición del horno a solo abajo. Necesita al menos 1h 15 minutos. Se puede comprobar el punto si al mover la flanera aun se mueve el interior.

Retiramos del horno (si la bandeja pesa mucho y hay riesgo de que os caiga el agua que estará hierviendo, mejor dejar el horno abierto y que se enfríe). Una vez ya no estén calientes los flanes, los guardamos en la nevera.

viernes, 13 de abril de 2018

Magdalenas de queso de cabra, mermelada de cebolla y nueces


Un aperitivo que os hará triunfar, o al menos a mi me lo ha hecho. Yo utilizo un molde de magdalenas tamaño pequeño, encuentro que una magdalena normal seria demasiado grande como aperitivo.



Ingredientes:
2 huevos
50 gr azúcar
100 ml aceite de oliva
70 ml leche
100 gr harina
8 gr levadura (medio sobre)
4 gr sal

60 gr queso de cabra
Mermelada de cebolla

Nueces picadas



Elaboración:

Vamos mezclando todos los ingredientes en un bol, batimos los huevos con el azúcar, añadimos el aceite y la leche, volvemos a batir y por último agregamos los sólidos y acabamos de mezclarlos con las varillas eléctricas.


Ponemos un poco de masa en todos los moldes (la mitad) y luego vamos poniendo un poco de queso de cabra y de mermelada de cebolla.  


Acabamos de cubrir con el resto de masa Recordad que la magdalenas suben, dejad un poco de margen y no lleguéis justo al borde. Esparcid las nueces picadas y ya podéis ponerlo al horno, precalentado a 180º, arriba y abajo durante unos 15 minutos.  


Esponjosas y jugosas :)



lunes, 9 de abril de 2018

Tajine de Cordero con dátiles


El tajine es un estofado de cordero, hay un utensilio especial para cocinarlo, pero en casa podemos utilizar una cazuela con tapa, como en cualquier estofado. Es muy aromático y la carne se deshace en la boca. Como acompañamiento, lo mejor es el cuscús.
Os recomiendo hacerlo el día antes, para que absorba más los sabores. Guardadlo en la nevera cuando esté frío, en la misma cazuela.



Ingredientes:

800 gr cordero sin hueso cortado a tacos Carnisseries Serra Plà
1 cebolla grande cortada en juliana
1 diente de ajo picado
1 rama de canela
1 cucharadita bien llena de jengibre en polvo
½ cucharadita de pimentón
2 cucharadita de comino
Hebras de azafrán
70 gr dátiles sin hueso picados
4 dátiles con hueso
Aceite de oliva
Sal

Opcional:

Almendras fileteadas tostadas con un poco de mantequilla


Elaboración:


Ponemos la cebolla con el diente de ajo en una cazuela con un poco de aceite, dejamos hasta que empiece a transparentar. Luego añadimos el jengibre, el pimentón y el comino. Mezclamos hasta que quede todo teñido con los colores.


Agregamos el cordero salpimentado, y dejamos hasta que este coja un color dorado.


Cubrimos con agua que ya teníamos hirviendo, añadimos los dátiles picados y el azafrán, probamos de sal. Dejaremos tapado a fuego lento durante 1h 30 min, (por si a caso mirad un par de veces que no se quede sin agua, aunque al estar tapado no os tendría que pasar).

Pasado el tiempo destapamos, subimos el fuego añadimos los dátiles con hueso y dejamos que reduzca durante unos 15 minutos. Y ya lo tenemos listo.


Al servir ponemos las almendras por encima y acompañamos con cuscús.