domingo, 11 de noviembre de 2018

Pollo al curry con coco y mango


Esta vez nos vamos por la zona de Tailandia, un plato exótico con sabores muy distintos a los que estamos acostumbrados y un buen toque picante.




Ingredientes:
4 pechugas de pollo
2 dientes de ajo picados
2 cebollas cortadas en juliana
1 cucharadita de jengibre rallado
1 guindilla o chile cortada en rodajas finas
2 cucharadas de pasta de curry rojo
400 ml leche de coco
200 ml caldo de pollo
1 mango triturado hecho puré
Ralladura de la piel de 1 lima
Cilantro picado


Arroz basmati o jazmín


Elaboración:


Ponemos en una sartén la cebolla, el ajo, el jengibre y el chile. Dejaremos hasta que la cebolla empiece a transparentar.


Luego añadimos el pollo cortados a dados grandes, durante un par de minutos que empiece a coger un poco de color.


Añadimos el curry, damos un par de vueltas para que se integre con el resto de alimentos.


Agregamos la leche de coco y el caldo, cuando se caliente nos ayudará a que se deshaga mejor el curry.
Y por último el puré de mango. Mezclamos bien y dejamos 20 minutos a fuego medio para que reduzca un poco la salsa.


Cuando haya pasado el tiempo, retiramos del fuego. Rallamos la lima, mezclamos y ya se puede servir.
Acompañamos con el arroz y decoramos con un poco de cilantro picado.




miércoles, 31 de octubre de 2018

Crema dulce de Castañas


Perfecta para acompañar un pastel o incluso en el desayuno para las tostadas. Próximamente colgaré una receta del pastel de castañas.



Ingredientes:
500 gr castañas ya peladas (entre 700-800 gr enteras) explicación más abajo.
750 ml agua
1 vaina de vainilla o 1 cucharada de aroma de vainilla
150 gr jarabe de agave
1 pizca de sal

Agua para pelar las castañas



Elaboración:

Como pelar castañas:

1º Les hacemos un corte con cuchillo horizontal que llegue casi de lado a lado.


2º Ponemos agua en un cazo y cuando esta empiece a hervir añadimos las castañas y las dejamos 2 minutos, ya veréis que empezaran a abrirse.


3º Justo cuando sacamos las castañas (con la ayuda de una espumadera) las ponemos en una sartén caliente con los cortes hacia arriba, tapamos y dejamos 2 minutos, se abrirán mucho más.  


4º Retiramos y con cuidado de no quemarnos ya podemos sacar las pieles con facilidad. Las que no se hayan abierto bien o cueste sacar la piel, seguramente es que esta un poco o muy picadas (aprovechar toda la parte buena).


Para la crema:


En un cazo ancho ponemos las castañas, el agua i la vaina de vainilla abierta y vaciada en el mismo cazo.
Cuando empiece a hervir bajamos el fuego y dejamos cocer durante 45 minutos.


En un bol o vaso para triturar ponemos las castañas, el jarabe, la sal y 300 ml de agua de la cocción anterior (podéis poner menos dependiendo del espesor que queráis, si hubiese reducido más al hervir se le añade) y lo trituramos todo con el brazo eléctrico hasta obtener una textura cremosa. Cuando se enfríe cogerá más consistencia.

lunes, 22 de octubre de 2018

Estofado de ternera con calabaza y setas


Ya estamos en otoño, con ganas de comer platos calientes y aprovechar los productos de la temporada, en este caso calabaza y setas.



Ingredientes:

1 kg ternera para estofar cortada a dados Carnisseries SerraPlà
2 dientes de ajo picados
1 cebolla en juliana
1 hoja de laurel
1 rama de romero
1 vaso de vino rancio o brandy
200 gr tomate triturado
1,5 L. caldo de carne
600 gr calabaza cortada a dados
300 gr setas frescas variadas (utilicé robellons y trompetillas amarillas)
Aceite de oliva
Sal
Pimienta


Elaboración:


Sofreímos en un poco de aceite el ajo, la cebolla, el laurel y el romero hasta que la cebolla empiece a transparentar.


Añadimos la ternera, salpimentamos y dejamos hasta que coja color.


Regamos con el vino y agregamos el tomate. Dejamos cocer 5 minutos.


Vertemos el caldo hasta cubrir y tapamos, dejamos cocer durante 1h a fuego lento.


Pasado el tiempo añadiremos la calabaza y subimos a fuego medio, sacamos la rama de romero.


Cuando pasen 5 minutos añadimos las setas cortadas, probamos de sal y dejamos cocer todo durante 15 minutos más. Tiene que quedar caldoso.


Se puede guardar y recalentar al día siguiente.

miércoles, 17 de octubre de 2018

Palmeras


Estas pastas tan conocidas resultan de lo más fáciles de hacer. La receta original no lleva mantequilla, pero a mi me gusta más así.



Ingredientes:

2 masas de hojaldre rectangulares
75 gr. azúcar
75 gr. azúcar moreno
Mantequilla (opcional)


Elaboración:


Mezclamos los dos azúcares.


Extendemos una de las masas de hojaldre sobre un papel de horno (sirve el que ya viene con la propia masa). La espolvoreamos con parte del azúcar y ponemos algunas láminas finas de mantequilla.


Pondremos encima la otra masa de hojaldre, espolvoreamos con más azúcar, dejando un poquito después y añadimos algunas láminas finas de mantequilla más.



Empezamos con los pliegues: primero un cuarto por cada lado y luego otro cuarto, hasta que solo tendremos que juntar los dos lados. Como en las fotografías.  


Envolvemos la masa con el mismo papel de horno y la dejamos en el congelador media hora (conseguiremos que quede un poco firme para poder cortarla mejor).
Cortaremos las palmeras de 1 cm de grosor y las colocaremos en la bandeja de horno separadas entre ellas al menos dos dedos.

Cocemos, arriba y abajo a 180º, durante 17-20 minutos. La parte inferior tiene que quedar dorada, que es el azúcar caramelizado, si se ha tostado demasiado quedaran ennegrecidas y serán amargas. Podéis abrir el horno y con una espátula levantarlas con cuidado para ver si ya están bien cocidas. 

viernes, 28 de septiembre de 2018

Gnocchis alla Sorrentina


Normalmente vemos recetas italianas basadas en la pasta, esta vez no, los gnocchis están hechos con patata. Cuidado con los que ponéis en cada plato, que llenan un montón!
Recomiendo que mientras se cuecen las patatas nos pongamos a hacer la salsa.



Ingredientes:

Gnocchis:
700 gr patatas (unas 3 medianas)
300 gr harina
1 huevo
Sal

Salsa de tomate:
1 diente de ajo
750 gr tomate triturado
Aceite de Oliva
Sal
Azúcar (si hace falta)
6 o 7 hojas de albahaca

250 gr mozzarella
100 gr parmesano rallado


Elaboración:

Gnocchi:

Hervimos las patatas con agua abundante durante unos 40 minutos o lo que necesite la patata. Lo sabréis si al pinchar con un tenedor en el centro se clava bien.


Quitamos la piel con cuidado de no quemarnos y en un bol, con la ayuda de un tenedor, aplastamos hasta que quede puré.
Añadimos la harina, el huevo y la sal. Mezclamos todo con las manos (la patata tiene que estar caliente, pero sin quemar).


Cuando tengamos todos los ingredientes integrados, de forma que podamos hacer una bola que no sea pegajosa, cortamos un trozo grande y hacemos un cilindro fino. Cortamos con un cuchillo el cilindro en trozos de 1 cm de ancho.


Y con un tenedor apretamos un poco y dejaremos la marca rallada de las 4 púas (esto según dicen es para que retenga más la salsa al cogerlos para comer).


Los vamos poniendo en un plato, con un poco de harina para que no se pegue, y luego en un olla con agua hirviendo con un poco de aceite y sal. No los pondremos todos de golpe, haremos 3 o 4 tandas. Se cuecen muy rápido, básicamente cuando empiecen a flotar ya se pueden retirar con una espumadera para poder escurrir el agua sobrante.


Tendremos un bol con un poco de la salsa de tomate, donde iremos dejando los gnocchis para que no se nos peguen. Si nos sobran los ponemos en un bol con agua, luego los escurriremos y podremos congelar.

Salsa de tomate:


Ponemos el diente de ajo pelado y cortado por la mitad en una sartén ancha con un poco de aceite. Cuando el ajo empiece a dorar añadimos el tomate y la sal (yo lo dejo el tiempo que se tarda entre hervir y hacer los gnocchis a fuego lento). Lo del azúcar es si al probar lo encontráis un poco ácido.
Para acabar la salsa, retiramos del fuego y ponemos las hojas de albahaca cortadas con las manos. (Podéis retirar el ajo si queréis).



En una bandeja para el horno, ponemos un poco de la salsa de tomate, gnocchis, un poco de mozzarella cortada a dados, parmesano rallado y más salsa. Repetimos y hacemos uno o dos pisos más, depende del tamaño de la bandeja y de la cantidad que queramos hacer.
Gratinamos durante 5 minutos o hasta que se deshaga el queso.


Servimos con la misma bandeja en la mesa y luego repartimos en los platos.

viernes, 14 de septiembre de 2018

Costillas de cerdo a la cerveza con salsa barbacoa


En inglés “ribs”, costillas de cerdo untadas con una salsa dulce y picante, lo ideal es comerlas con las manos y rechupetearse los dedos.
El carnicero me hizo dos cortes a las costillas para cortarlas mejor al final.
Aprovecho esta receta para participar en el concurso de cocina de la revista Cuina.cat, para la Festa del Porc i la Cervesa en Manlleu.  Aún tenéis tiempo, premios para los ganadores y un día muy completo para todos los finalistas.



Ingredientes:
1,6 kg de costillas de cerdo
1 cebolla grande cortada a trozos grandes
3 dientes de ajo picados no muy pequeños
1 rama de romero
660 ml Cerveza (la cantidad de cerveza y caldo puede aumentar, tiene que quedar la carne sumergida o casi según el recipiente que utilicéis)
330 ml Caldo de carne
Sal
Aceite de oliva

Salsa Barbacoa:
La cebolla y el ajo de la cocción de las costillas
600 gr. tomate triturado
150 gr mostaza (la amarilla sin pepitas)
75 ml vinagre de manzana
25 gr salsa worcestershire
150 ml miel
10 gr pimentón picante
1 cucharadita de pimienta negra
75 gr azúcar moreno


Elaboración:


En una cazuela grande, con un poco de aceite, ponemos la cebolla y el ajo. Damos un par de vueltas y añadimos las costillas.  


Cuando empiecen a coger color agregamos la cerveza y el caldo. Probamos de sal y dejamos hervir a fuego lento durante 2 horas (cuando haya pasado 1h damos la vuelta a la carne).  


Os quedará un carne muy tierna que se deshace fácilmente.

Salsa:


Vamos mezclando en un bol todos los ingredientes menos la cebolla y el ajo, quedará una salsa un poco espesa.
Cuando ya tengamos las costillas cocidas, separamos la cebolla y el ajo poniéndolas en un escurridor y secamos con papel de cocina, no queremos que nos quede una salsa líquida. Lo juntamos con la salsa y trituramos todo.  



La cocción final la haremos a la parrilla, así quedará la parte exterior crujiente.
Encendemos la parrilla, sumergimos las costillas en la salsa y las ponemos encima de la parrilla. Ponemos más salsa por encima, cuando esté dorada por debajo le damos la vuelta, volvemos a untar de salsa y así hasta que quede la salsa caramelizada y la corteza crujiente.

Servimos enteras o cortadas.

lunes, 10 de septiembre de 2018

Croquetas de patata rellenas de cerdo y queso


No son exactamente las croquetas bomba, pero se le parecen. Se tienen que comer recién salidas del aceite para poder saborear el queso fundido dentro de las croquetas. Sencillas, pero ricas!



Ingredientes:

2 patatas grandes
1 cucharada de pimentón (dulce o picante, según os guste)
250 gr cerdo picado Carnisseries Serra Plà
1 diente de ajo picado
½ cebolla grande bien picada
130 gr tomate triturado
6 hojas de albahaca picadas
1 bola de queso mozzarella (unos 100 gr)

Harina
2 huevos batidos
Pan rallado


Aceite de oliva para freír


Elaboración:

En una olla ponemos agua a hervir con un poco de aceite y sal. Hervimos las patatas hasta que estén cocidas, una media hora. Pinchad con un tenedor en el centro y si se clava suavemente es que ya están. Sacamos y reservamos hasta que se hayan enfriado para poder manipularlas con las manos.


Mientras cocemos las patatas, en una sartén ponemos un poco de aceite junto con el ajo y la cebolla. Cuando la cebolla empiece a transparentar añadimos la carne.  


Rehogamos un par de minutos y ya agregamos el tomate. Dejaremos cocer unos 20 minutos. Cuando se haya enfriado añadimos las hojas de albahaca.


En un bol grande ponemos las patatas sin la piel y con un tenedor las trituramos hasta que nos quede un puré. Añadimos el pimentón y mezclamos.


Cogemos masa y hacemos una bola, tamaño como una bola de ping pong más o menos. La aplastamos con la mano formando un disco (si se os pega en las manos, las espolvoreáis un poco con harina).
Rellenamos con un poco de carne y un dado de queso (la cantidad ya la veréis, es lo justo para que luego se pueda cerrar bien).
Vamos cerrando los lados y cerramos volviendo ha hacer otra vez la bola.


Ahora hacemos el rebozado: Primero pasamos las croquetas por harina, huevo y pan rallado. En un cazo calentamos el aceite, cuando esté bien caliente vayan friendo las croquetas. Cuando estén doradas ya las podemos sacar y poner encima de un papel absorbente. Comer bien calientes.