jueves, 22 de diciembre de 2016

Solomillo de cerdo relleno de langostinos

Una opción para las fiestas, lleva un poco de tiempo pero no es muy complicada. Recomendado acompañar con pan para mojar en la salsa.


Ingredientes (para 3 personas):

1 solomillo de cerdo abierto para rellenar (Carnisseria Serra Pla)
1 diente de ajo cortado en láminas
1 cebolla cortada en juliana
1 cucharada de harina
75 ml vino blanco
10 langostinos
20 gr de queso curado
Sal

Para la salsa americana:
Las cabezas y cáscaras de los langostinos
5 Chalotas o 1/2 cebolla
½ guindilla
Brandy
4 cucharadas de Tomate triturado
½ vaso de Vino blanco o de agua

Elaboración:


Primero limpiamos los langostinos, sacando las cabezas y las cáscaras y guardándolas para la salsa. Podemos deshechar el intestino.


En una cazuela o sartén con un poco de aceite sofreímos el ajo y la cebolla. 


Cuando empiece a transparentar agregamos la harina, le damos un par de vueltas y añadimos el vino. Mezclamos bien hasta que quede una salsita ligada y la harina quede cocida.  


Añadimos los langostinos y el queso, solo 2 minutos, lo justo para que los langostinos queden un poco cocidos y el queso fundido.


Colocamos el solomillo abierto en la mesa.


Salpimentamos y rellenamos con los langostinos.


Ahora tendremos que atarlo con el cordel. Primero rodeamos una punta y hacemos un nudo. Pasamos el cordel por debajo y lo juntamos como veis en la foto. Hacemos esto hasta llegar al final, donde haremos otro nudo. Pasamos el hilo por debajo de un extremo a otro uniéndolos y acabando con otro nudo.


En una cazuela con un poco de aceite doramos el solomillo por todos lados a fuego fuerte. Bajamos el fuego, tapamos y dejamos cocer 10 minutos por cada lado (este proceso se puede hacer en el horno).

Cortamos en rodajas, servimos en un plato con la salsa por encima.

Para la salsa americana:


En una sartén sofreímos las chalotas con la guindilla. Cuando empiece a transparentar añadimos las cáscaras de los langostinos, las rehogamos y chafamos las cabezas para que suelten su jugo.  


Añadimos el brandy y flameamos, removemos hasta que se vaya apagando el fuego. A continuación agregamos el tomate y el vino y dejamos reducir unos 8 minutos.


Pasamos el preparado por un chino trabajando las cáscaras para extraerles el máximo de jugo y obtener una salsa fina. Podemos mantenerla caliente en un cazo hasta servirla sobre la carne o emplatarla en una salsera tibia.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada